Empanadas de espinaca

empanadas de espinaca

Empanadas de espinaca

Empanadas de espinaca

Añadimos a nuestro recetario otra sugerencia. Las empanadas de espinaca, aunque no tan famosas como las empanadas de atún, son una idea fantástica para disfrutar de uno de los platos más típicos de nuestra gastronomía. Es más sencillo de hacer de lo que piensas. Después de aportaros ideas con una receta de lo más dulce, con nuestra receta de magdalenas con aceite de oliva, hemos apostado por un entrante, que además de rico, tiene más posibilidades de la que pensamos.

Esta receta puede llevarse a cabo tanto con espinacas frescas como con congeladas. Las espinacas es un tipo de verdura que durante mucho tiempo fue considerada una potente fuente de hierro. Razón por la cual se incluía a este vegetal en la dieta de los más pequeños. Sin embargo, con el tiempo se ha establecido que este tipo de alimento posee una dosis “normal” de hierro al ser una verdura. En concreto, tres gramos y medio por cada 100 gramos. Más que suficiente para mantener nuestras defensas fuertes.

 

 

Receta de empanadas de espinaca

¿Qué necesitamos para hacer nuestras empanadas de espinaca? En primer lugar, lo primero que hay que reseñar es que en la cocina contar con alimentos de calidad, marca indudablemente la diferencia con respecto al plato final. Es por eso, que para esta receta vamos a usar uno de nuestros aceites más especiales. Debido a sus increíbles características físicas, que lo dotan de un cuerpo y sabor muy personales, esta receta es idónea para nuestra botella de Venta del Barón. Pero atendiendo a la lista de alimentos al completo, necesitamos:

600 g de espinacas frescas.

1 paquete de masa de hojaldre refrigerado.

1 huevo

1 cebolla

1 poco de ralladura de limón

2 dientes de ajo

Aceite de oliva Virgen Extra Mueloliva especialidad Venta del Barón

1 poco de pimienta y sal

Existe también la posibilidad de hacer esta receta con espinacas congeladas, pero en este caso nos decantaremos por las frescas (empaquetadas en bolsa).

 

 

 

Pasos a seguir para hacer empanadas de espinaca

En primer lugar debemos preparar el sofrito. Para ello picamos la cebolla y el ajo en trozos muy pequeñitos y añadimos en una sartén un poco de aceite de oliva virgen extra Mueloliva. Cuando estén un poco doraditos, añadimos también las espinacas frescas y sofreír durante dos minutos aproximadamente.

Mientras, ponemos el horno a calentar en 180 grados y vamos extendiendo el hojaldre. Si viene una sola lámina grande, es necesario cortarla por la mitad. Si vienen dos, coger una de ellas y reservar la segunda. En ella iremos vertiendo el contenido de la sartén. Añadimos al sofrito un poco de sal y pimienta. Con ayuda de un cuchillo o espátula extendemos toda la mezcla por la masa, evitando que queden huecos sin cubrir. A continuación rallamos un poco de piel de limón y lo añadimos a la mezcla y extendemos.

Después de esto procedemos a tapar la base con la parte que teníamos reservada. Con la ayuda de un cuchillo hacemos unos cuantos cortes en la parte superior.

 

 

Pasos siguientes para realizar tus empanadas de espinaca

Lo siguiente que debemos hacer es batir un huevo y con la ayuda de una brocha de silicona pintamos la masa del hojaldre hasta que quede bien cubierta por todos lados. El aspecto que tiene que presentar es un tono ligeramente dorado, causado por la yema. Una vez “pintada” toda la masa procedemos a meterla en el horno.

De este modo, colocamos la empanada sobre la bandeja de horno que deberá estar cubierto con papel de horno (así evitaremos que se pegue). Debes hornear durante 25 minutos a 180 grados. Vigila en todo momento el aspecto de la empanada y cuando la veas dorada, reduce la potencia del horno.

Truco extra: si no estás seguro del estado en el que se encuentra la empanada puedes optar por hincar un tenedor en la parte central de la misma. Si este sale muy manchado, aún no es el momento de sacarla.

Con el horno a media potencia, ve revisando hasta que creas que tu empanada de espinacas está lista para tomar.

 

 

 

¡Empanadas de espinaca listas para servir!

Por último, una vez que la hayas sacado del horno reserva un poco hasta que pierda el calor inicial que trae del horno. En el caso de este tipo de empanadas, la empanada de espinacas el consumo puede hacerse tanto en caliente como en frío, dependiendo del gusto.

Para poder reservarla para consumir más adelante, opta por cortarla en pequeñas porciones cuadradas, de manera que puedas tomarla por porción individual. Consérvala en el frigorífico hasta consumir cada trozo.

Ahora que conoces el procedimiento puedes cambiar el relleno de la empanada e ir innovando con él. Son también muy populares, la empanada de atún y jamón york o la empanada de bacon y queso, ¿te animas a seguir experimentando con estas recetas?

Recuerda que todos nuestros productos Mueloliva están disponibles a través de venta online. Porque un buen producto marca la diferencia en tus recetas. Sigue otras recetas en nuestro blog.

 

Si tienes un duda, contacta con nosotros

¿Conoces la marca Mueloliva?

¿Dónde nos conociste?

 

Acepto la política de privacidad

No hay comentarios